Código

A Germán le gustaba una chica de su clase, Eli. Vivían bastante lejos, pero su edificio se veía desde la habitación. Un día se lo contó a Eli, y Eli le contó cuál era su ventana.

Todas las noches, Ger contaba las ventanas hasta llegar a la de Eli, y sabía qué había visto en la tele por la hora de acostarse.

 

Por la mañana le hacía un truco de magia para adivinar el programa.

Hasta que un día se lo contó y Eli se moría de la risa. No se imaginaba una respuesta tan sencilla al truco.

Así que esa noche, Ger vio como una de las ventanas de encendía y se apagaba. Contó las ventanas, aunque ya sabía cuál era, y confirmó que era la de Eli.

La ventana se encendía y apagaba de manera diferente a otros días. Era seguramente la luz de la linterna del móvil. Y seguramente estaba haciendo código morse.

Apuntó la secuencia como pudo y buscó en Internet la secuencia de destellos. Decía “…res ir al cine?” Y fue el comienzo de muchos días muy felices para los dos.

Código.jpgIlustración original de La Chica Imperdible

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s